Buscar este blog

Cargando...

Rostros Criminales


Por Internet circulan programas de diseño de caras, o retrato hablado, los mas comunes son FBI Faces o CARAMEX.

Permiten identificar a los sospechosos además de crear, modificar y experimentar varias caras simulando algun cambio comun en algunos de los sospechosos.

Este sistema deja atrás el método realizado a mano con lápiz para en cuestión de minutos tener un retrato hablado.

Asimismo, se intenta identificar a las personas cuando se someten a cirugia u otros metodos cosmeticos para cambiar su rostro, los policias especializados pueden portar un gran numero de retratos del mismo sospechoso con el fin de abordarlo con más seguridad a la hora de pedir sus datos.

Ahora vamos con los rostros criminales




























Algunas Opiniones

Su frente ovoide…
Refiere una mente que no se pone límites. Alguien que ha sido complacido constantemente, sin represiones reales, pero también posibles perturbaciones mentales a nivel físico. Fue consentido a través de hábitos alimenticios y sedentarismo. Pasa muchas horas a solas, ya que se ha automarginado de la sociedad juvenil. Se siente un hombre de mayor edad y le gusta imaginar que tiene tal experiencia, equiparable a alguien de 40 años aproximadamente. Su frente y su piel nos dicen que es posesivo, celoso, controlador, caprichoso y que todavía hace berrinches a solas. Refiere un perfil de inteligencia alto, pero desviado hacia derroteros más caprichosos y ambiciosos, (tal como los ve en la pantalla), ya que muy probablemente quiere vivir a gran velocidad, debido a que, como ha pasado largas horas a solas, quizá viendo televisión y jugando videojuegos, en su imaginación e inmadurez, le habría gustado beber la vida a grandes y rápidos sorbos. Sin embargo, la mayor parte de su experiencia se resume a una imaginación tortuosa.

Sus cejas finas…
Rectas, levantadas hacia el interior de sus sienes, refieren una ira constante; un impulso que posiblemente lo conduzca a querer hacer daño a otros e incluso a sí mismo, aunque en el fondo sea cobarde y quizá hasta llorón, porque si no es complacido con rapidez, puede sumirse en un largo y prolongado acceso de cólera destructiva, algunas veces irreprimible y otras sorda, oculta y tan dolorosa, que le ocasiona sentimientos de encono sin remedio y algunas lágrimas inconfesables.

Sus ojos grandes…
Y redondos, hablan de un rencor y odio penetrantes que laceran su personalidad, y se han debido a unos cuantos agravios reales y a otros muchos imaginarios. Narran una personalidad oscura, irrefrenable ya, pero insensata y, después de todo, también infantil. Sin embargo, ha visto mucho para su edad y lo ha archivado en el cúmulo de deseos insatisfechos y carencias de los cuales cree ser víctima, cuando en realidad sólo es víctima de sus propias angustias. Sufre a solas desde niño, de una tribulación insana producto de haber recibido de todo, sin condición, es decir que no pasó por privaciones, excepto las de sus fantasías. Debió recibir ayuda profesional desde hace tiempo, para sanar esa ansiedad que lo trastornaba, ya que no recibe verdaderos afectos por nadie, incluidas las mujeres a quienes, como muy posiblemente no sabe tratar, le rechazan al poco tiempo de tratarlo.

Su nariz redonda…
Describe desprecio hacia casi todas las mujeres y a muchos de los adultos, debido a que se sabe inteligente y menosprecia la sapiencia de los demás. En efecto, tiene una mente sagaz y quizá creativa, que no supo encausar de forma debida, aunque muy posiblemente, en su infancia no le ayudaron a derivarla de manera propicia. Es rebelde por naturaleza y no le gusta seguir los cánones preestablecidos.

Sus labios…
Irregulares, indican sarcasmo, desprecio (como ya mencionamos) y una voluntad férrea. Quizá le guste mucho escucharse a sí mismo, ya que –si no desvaría- puede desenvolverse de manera brillante. También refieren una libido fuerte, poderosa y tormentosa, ya que manda muchos de sus pensamientos y sus actos. Es probable que algunas chicas con las que ha llegado a involucrarse, hayan tenido malas experiencias con él, debido a su rudeza y menosprecio o quizá hasta la sensación de ultraje, porque no sabe tratarlas ni física ni verbalmente, ya que en el fondo se siente muy superior a las mujeres. Es bastante factible que éste haya sido el ejemplo que recibió de su familia cercana: un padre dominante y una madre que se deja dominar e incluso se omite en su crianza, excepto para “echarlo a perder”; aunque es evidente que –de alguna forma- ha sido mimado por ambos padres.

Su cuadrante facial…
Si dividimos su rostro en cuatro partes iguales, cruzando por el Chakra del Tercer Ojo, cubriendo las tres cuartas partes y después comparándolas entre sí, podríamos pensar que se trata… de un bebé. Sus facciones y parte de su mente, se quedaron en una época muy lejana, cuando todos obedecían, sin chistar, su llanto, cualquiera de sus peticiones y más tarde, sus calculadas exigencias, haciendo uso con sagacidad de su “don de manipulador”. También piensa mucho en el sexo y le gusta fantasear con casi todas las mujeres que pasan cerca de él, aunque suele fanfarronear en este aspecto.

Sus orejas…
Perfectamente pegadas a la cabeza, nos hablan de cierta dificultad para escuchar a los demás, y un gran poder de aislarse y concentrarse en sí mismo; cierto cinismo y capacidad de concentrarse en lo que quiere; tesón, obstinación, terquedad y una forma muy personal de ver la vida.

El mentón amplio…
Es la marca de alguien con ardor irreverente. No cree en nada espiritual y quizá hasta suela burlarse de ello. Es atrevido, competitivo y hasta cruel, y no suele detenerse ante nada ni ante nadie cuando en verdad quiere algo. Se quiere mucho a sí mismo y es muy factible que tenga dificultades para querer a otras personas. Es alguien que sabe lo que hace, lo que quiere y sabe diferenciar perfectamente el bien del mal. Puede ser un delincuente con facilidad.


Segunda Opinion


Su frente plana…
Refiere un carácter atormentado por mil pensamientos relacionados con las penurias. Una larga calma a la que se había acostumbrado, porque no suele angustiarse demasiado por los problemas y prefiere actuar, antes que no hacer nada. Fue enseñado a obedecer sin chistar y sin perder una actitud en apariencia positiva, aunque en el fondo se rebele con pensamientos que aprendió desde pequeño, que no eran propios. Le es fácil deshacerse de lo que no le sirve y prefiere concentrarse en aquello que le puede ser útil para su vida.

Sus cejas curveadas…
Ligeramente levantadas, parecieran una gran interrogante, porque él solía hacer lo correcto en su vida y ahora es muy factible que se pregunte qué está haciendo ahí, ya que él fue educado para dirigirse por un sendero apropiado, haciendo lo apropiado para llegar a sus metas. Fue guiado con esmero por sus padres.

Sus ojos medianos…
Y almendrados, refieren un carácter débil, fácilmente controlable y con muchos temores que suelen aplastar sus ambiciones. Es curioso y muy reflexivo, al menos hace tiempo lo era. Sin embargo, esa curiosidad se volvió un repentino despertar a cuestiones que él consideró insoslayables en el pasado. Y aunque no ha dudado jamás de su hombría, de su valor sí y es ello lo que otros han querido probar de él. A pesar de su aparente resignación, en el fondo desprecia la pobreza y las muchas necesidades que han atormentado a los suyos. Ama y respeta a los suyos, a pesar de sus actuales circunstancias.

Su nariz ligeramente…
de gancho, refiere falta de perspicacia y grandes tendencias a dejarse influenciar en un momento de descuido o distraimiento, porque es un poco distraído, debido a que le cuesta concentrarse en los estudios y para poder lograr medianas asignaturas, debe enfocarse, haciendo uso de toda su inteligencia.

Sus labios…
Gruesos, hablan de insatisfacción en general con la vida y con lo que tiene. En el fondo, siempre han rondado por su mente pensamientos relacionados a la justicia y la injusticia que, si bien son viables, es factible que no estén bien encausados, debido a influencias externas que le han obligado a verse a sí mismo como una víctima de la sociedad.

Su cuadrante facial…
Si dividimos su rostro en cuatro partes iguales, cruzando por el Chakra del Tercer Ojo, cubriendo las tres cuartas partes y después comparándolas entre sí, veremos que se trata de una persona reprimida con mucha fuerza, es decir que su verdadero yo lo reprime con voluntad férrea, pero existen pensamientos que le atormentan y le impelen a hacer algo que no es adecuado. Sin embargo, tiene mucho miedo de las consecuencias de sus actos.

Sus orejas…
Pequeñas y redondeadas, nos hablan de frustración, rebeldía amortiguada por peroratas repetidas, pero cierto cinismo en sus pensamientos, más que en sus actos. Sabe escuchar consejos, pero sólo se reserva los que más le interesan.

El mentón hendido…
Es la marca de la represión que incluye hasta la sexualidad refrenada, aunque un poco más normal. Refiere una mente que sabía detenerse antes de determinados actos, pero también nos habla de que es muy influenciable y manejable. Sabe obedecer sin chistar, a cualquiera que se erija como su líder, si sabe ofrecerle algo que sea suficiente como para hacer de lado ciertas costumbres. No debería ser un delincuente, pero…


Tercera Opinion

Su frente rectangular…
Refiere una mente con grandes limitantes; falta de liderazgo y desinterés por los estudios. Tiene grandes temores relacionados precisamente con su falta de imaginación y no haber desarrollado más su inteligencia, no porque no la tenga, sino por el medio ambiente en que debe haberse criado, y hasta una alimentación pobre en vitaminas, proteínas y minerales. Las protuberancias en la frente (debidas quizá a golpes recibidos en la infancia), refieren falta de carácter y un perfil infantil, donde sus añoranzas son casi pueriles; sin grandes preocupaciones y ambiciones escasas, excepto si son detonadas por una tercera persona, ya que carece de iniciativa propia y siempre ha necesitado que alguien le diga qué hacer, ya que sabe obedecer de una manera tan taxativa, como sus propios pensamientos.

Sus cejas gruesas y espesas…
Refieren un impulso sexual limitada a la sensualidad de un adolescente que cursa los 13 o 14 años aproximadamente, es decir que su desempeño debe ser circunscrito, debido a que seguramente ha tenido escasas experiencias sexuales y esto es algo que le produce tal ansiedad, que –cuando tiene oportunidad- concreta el acto al coito, sin mayores preámbulos, razón por la cual, el sexo debe ocupar una porción importante de sus pensamientos diarios, propiciando cierta frustración.

Sus ojos grandes…
Casi redondos y profundamente oscuros, hablan de grandes temores, casi infantiles: a los fantasmas, a la muerte, a los enfermos de gravedad, a las maldiciones, etcétera. Refieren un miedo constante a la vida, ya que creció en un ambiente poco agradable, donde veía constantes represiones, posible maltrato y pobreza o escasos recursos económicos.
Sin embargo, sus ojos también hablan de cómo apagar su conciencia con la rapidez casi, casi de un niño, y entonces de una posible violencia sorda, en caso de encontrarse en las manos adecuadas: alguien que sepa cómo manipular su voluntad.

Su nariz de ventanas angostas…
Refiere aptitud para obedecer; ausencia de malicia propia, pero es fácilmente influenciable. Con los estímulos adecuados, comportamiento cruel, debido a que se siente un marginado social.

Sus labios…
De proporciones casi iguales el labio inferior con el superior, habla de tendencias a guardarse sus pensamientos, por desconfianza de decir alguna torpeza. Suele mantener los labios cerrados, apretados con vehemencia, señal de tratar de controlar impulsos constantes, ya sea sexuales o violentos e incluso los recelos. Nuevamente sus labios describen ambiciones limitadas y la sensación de ser un rechazado por la sociedad, y sin más oportunidad que hacerse de algo más, por medios ilícitos.

Su cuadrante facial…
Si dividimos su rostro en cuatro partes iguales, cruzando por el Chakra del Tercer Ojo, cubriendo las tres cuartas partes y después comparándolas entre sí, podríamos pensar que se trata de un niño de 10 años aproximadamente, lo que nos vuelve a enfocar en las limitantes de su carácter y su inteligencia, así como lo fácilmente influenciable que puede ser, algo en lo que puede escudarse con frecuencia, ya que tiene perfecto uso de razón.

Sus orejas…
Redondas y disparejas, nos hablan de secretos, tendencias que quiere ocultar a todos, incluso a sí mismo, y de un tardío conocimiento de su propia personalidad. También refieren cierto desasosiego de defraudar a algún miembro de su familia y aferrarse a comportamientos donde no asuma responsabilidad plena de sus actos.

El mentón redondo…
Es la marca de alguien con fuerte espíritu de súper vivencia, que puede colocar por encima de todo. También refiere las oportunidades de reivindicarse que se encuentran fuertemente ligadas a viejas enseñanzas de alguien bien intencionado, que siempre le ha visto como un niño, reforzando el complejo infantil que tiene; y el hecho de que –bajo el contexto propicio-, sí puede llegar a ser un delincuente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...