Buscar este blog

Cargando...

¿Préstamos personales para pagar la hipoteca?

Los banqueros tienen un dicho que parece bastante cierto:

Si un cliente tiene un préstamo y no puede pagarlo, el cliente tiene un problema, pero si cien mil clientes tienen préstamos y no pueden pagarlos, entonces el que tiene el problema es el banco.

Por este motivo, la mayoría de las instituciones financieras han establecido estrategias para refinanciar a toda costa ciertos préstamos hipotecarios, ante la necesidad de no continuar engrosando sus balances con inmuebles fruto de ejecuciones hipotecarias, y de mejorar los datos sobre mora de cara a los inversores y a las calificadoras de riesgos.

Dentro de estas estrategias se incluye la refinanciación de la deuda, por supuesto, lo cual implica:

- Aumentar el monto del préstamo, para incluir las cuotas impagadas y los gastos que conlleva modificar el documento de la hipoteca.

- Incrementar el plazo de pago, cuando esto es posible (es decir, cuando la edad del prestatario lo permite).

- Conceder un plazo de carencia en el pago de intereses, de entre 2 y 3 años.

- Aunque parezca paradójico, se aumenta también el diferencial de la tasa de interés. La entidad crediticia alega que al aumentar el riesgo deben subir también la tasa, aunque debería ser al contrario (si alguien no puede pagar con una tasa determinada, menos con una más alta).

Pero, aunque no es común, algunos bancos, como el BBVA, han ido más allá: para financiar parte de la cuota que ha sido ya rebajada con las medidas mencionadas, conceden un préstamo personal, por el tiempo de la carencia, de forma que la cuota hipotecaria durante ese lapso se ve reducida en comparación con la inicial hasta en un 75%.

A su vez, no tiene que empezarse a pagar el préstamo personal hasta que termina el plazo de carencia de la hipoteca.

Aunque este es un último recurso para casos desesperados, constituye un arma de doble filo. La pregunta que un cliente en esta situación debe hacerse es si dentro de 2 o 3 años podrá afrontar una cuota hipotecaria que incluya tanto intereses como capital, y además la cuota del préstamo personal. En otras palabras, si no se está arrojando a un pozo más profundo que en el que se encuentra actualmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...