Buscar este blog

Cargando...

Donaciones: ¿Quienes dan y como?

Los mexicanos suelen desconfiar de los demás y de su entorno, por lo general no forman parte de grupos ni de asociaciones, y tienden a realizar poco o nulo trabajo voluntario de forma organizada. Sin embargo, bajo ciertas circunstancias suelen manifestar su solidaridad.

La solidaridad parece ser uno de nuestros valores guía, haya o no el contexto institucional para manifestarla.Pero ¿qué significa ser solidario, generoso? ¿Qué actitud tenemos ante los donativos? ¿A quiénes se les dan? ¿De qué forma? Parte de estas preguntas ha orientado la elaboración y aplicación de la primera y segunda Encuesta Nacional de Filantropía y Sociedad Civil (ENAFI) en 2005 y 2008, implementadas por el Proyecto sobre Filantropía y Sociedad Civil del Departamento de Estudios Internacionales del ITAM.

Esta institución llevó a cabo por primera vez un sondeo de opinión en el ámbito nacional, para estudiar de manera más sistemática los valores, las actitudes y los hábitos de los mexicanos en términos de donaciones, trabajo voluntario y capital social; normas de reciprocidad y confianza y participación y membresía.En la primera encuesta se manifestó que los mexicanos sí son generosos, pero tienen la tendencia muy marcada a dar recursos directamente a una persona necesitada y no a las instituciones.

 En la segunda encuesta se profundizó en el entendimiento de la cultura de donación en México al explorar más a fondo las motivaciones detrás de la preferencia a donar en forma directa a la gente necesitada.

Además, se estableció un sistema de comparación en contextos amplios para observar los cambios en los hábitos y predilecciones de los mexicanos a lo largo del tiempo. Como parte de los hallazgos de ambas encuestas se estableció, primero, que existe una marcada predilección del mexicano a ser más generoso por las vías informales que por las institucionales, en una proporción de cuatro a uno.

Además, se reveló que la principal institución receptora de donativos fue la Iglesia católica. Más de la mitad de los mexicanos contribuyó con alguna donación a la Iglesia cuando asistieron a misa. Asimismo, uno de cada cuatro donó para alguna campaña u obra realizada por dicha institución.

En tercer lugar de preferencia se encuentran las organizaciones escolares o educativas, pues uno de cada cinco mexicanos les donó; mientras tanto, un número idéntico lo hizo a aquellas encaminadas a subsanar las dificultades de los damnificados por un desastre natural. Por debajo, con 17%, se encuentran las organizaciones relacionadas con la salud; con 5%, las humanitarias; con 3%, los grupos de jóvenes y clubes deportivos; y con 2%, las asociaciones artísticas o culturales.

En cuanto a los montos, se observa que 90% de las personas ofrece menos de 50 pesos a la Iglesia durante la misa. Lo anterior muestra que esta contribución es coherente con el acto de dar limosna y corresponde perfectamente a la manera en la que donan los mexicanos; o, al contrario, la forma en la que los mexicanos donan se origina y desarrolla dentro de la Iglesia. Muy por debajo del panorama anterior se encuentran las organizaciones relacionadas con la salud y con la ayuda a ancianos o personas de escasos recursos, que el 70% de las veces reciben montos menores a 50 pesos.

El mayor balance se presenta en las donaciones destinadas a organizaciones humanitarias, escolares o educativas. Solamente existe una clase de instituciones que, por lo general, reciben donaciones mayores a 50 pesos: aquellas encargadas de atender a los damnificados por un desastre natural, aunque en este caso las aportaciones se hacen en especie.

Fuente: http://www.profeco.gob.mx/educ_div/ManualFinanciamiento.pdf


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...