Buscar este blog

Cargando...

¿Cuánto cuesta emprender?

¿Pedir prestado o junar dinero? Calcula correctamente los tiempos y los precios: El cálculo del flujo inicial de efectivo es una parte de la previsión de costos iniciales. Se trata de una faceta en la que los empresarios suelen mostrarse menos optimistas de lo que deberían. “Los pequeños empresarios tienden a pensar en precios muy bajos, en la creencia de que, cuanto menores sean sus precios, más competitivos serán. No tiene por qué ser así por fuerza”, según la opinión de Bárbara Bird, quien dirige el programa de administración empresarial de American University (Washington D.C., Estados Unidos).



4. Prevé el momento de inicio adecuado: Sí, en los comienzos de un negocio, el tiempo es, literalmente, dinero. Digamos que tendrás que enfrentarte a un costo fijo del tipo de un alquiler mensual. Si tienes que hacer reformas en el local antes de empezar, esos costos fijos van a ir aumentando en tanto no puedas abrir al público. Me he encontrado a muchos empresarios que habían trazado un calendario pero que se vieron atrapados en un mar de inspecciones de seguridad, permisos y otros requisitos técnicos exigidos por las autoridades locales.



Por este motivo, opino que uno de los primeros lugares que debe visitar un futuro empresario (incluso antes que el banco) es la oficina de la autoridad local competente en materia de apertura de negocios. Los permisos de construcción y las inspecciones pueden retrasar en meses cualquier plan inicial de apertura al público. Si no prevés de manera adecuada el gasto que supone este tiempo de espera agregado, podría quedarse sin dinero antes de poder empezar.



5. Se realista acerca del precio del dinero: Muchos pequeños empresarios financian sus proyectos cargándolo todo a sus tarjetas de crédito. Otros lo solucionan hipotecando sus casas.



Pero la autofinanciación no es práctica en lo que toca a empresas más grandes. Tom Emerson, director del centro de estudios empresariales en la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburgh (Pennsylvania, Estados Unidos), señala que, al comenzar un proyecto, el empresario debería computar el costo de la financiación en el cálculo de los costos iniciales y del flujo de caja. “Este costo equivale por norma general al interés que pedirían en el mercado por una cantidad similar invertida en algún negocio de riesgo similar. Suele ser una cifra de unos pocos puntos porcentuales o más sobre la tasa preferencial”, aclara Emerson.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...