Buscar este blog

Cargando...

¿Tengo obligación de tener el seguro de auto?

No importando cuán apretado esté el bolsillo, el seguro de auto es un costo anual que no lo podemos borrar del presupuesto. La única opción es que no tengas auto.

Aunque en muchos países de América Latina el seguro de auto es una opción, aquí es una obligación. Aquí hay cerca de 180 millones de asegurados pagando mensualmente su prima para estar cubiertos en caso de accidente. La mayoría de los estados requiere por ley que tengamos seguro de responsabilidad (le llaman “compulsory states”). Otros estados requieren que tengamos suficientes activos para pagar el reclamo si causamos un accidente. Si no tienes los activos, el seguro es obligatorio. O sea, que en cualquiera de los casos es necesario tener un seguro de auto.

Si no lo tienes, te suspenden la licencia, no puedes registrar el auto y en algunos estados hasta nos pueden llevar a cárcel. A parte de que somos financieramente responsable de los gastos en caso de un accidente.

Y no podemos decir que vivimos en una burbuja de cristal donde estamos exentos de potenciales accidentes. Para que tengas una idea en 1960 existían cerca de 62 millones de autos de pasajeros en el país. Para el 2006, la cifra roza los 136 millones.

Aunque ha existido una disminución en accidente en comparación al incremento de autos en las calles, no dejan de existir accidente. Para el 2006, se estima que hubo cerca de 6 millones de accidentes automovilísticos. De esos, cerca de 2.6 millones requirieron cuidado médico y cerca de 43,000 fueron fatales.

¿Podemos confirmar con plena seguridad que no tendremos un accidente? Incluso aunque no tengas auto, si te montas en un auto con alguien que sin querer o queriendo tiene un accidente, preguntante quién te cubre el costo si necesitas cuidado médico.

La realidad es que no sólo es una obligación legal, también una forma de manejar el riesgo.

Vamos con un caso hipotético: vas hablando en el celular, no vez que la luz cambia y BAM! Tu auto queda echo un acordeón. Recibes daños físicos considerables. Pero, también dejas tu marca en otro auto y su conductor.

¿Quién paga por los daños físicos del conductor del otro auto (BI)? ¿Quién cubre el costo por los daños ocasionados al otro auto (PD)? ¿Cómo cubres los daños hechos a tu persona (PIP) y al auto (collision coverage)?

Aquí entran los diferentes tipos de cobertura, lo que hacemos es transferir el riesgo a una compañía de seguro para que cubra el costo en caso de accidente. A cambio de una prima, la compañía ofrece coberturas como la de responsabilidad por daños corporales (bodily injury liability – BI); la de responsabilidad por daños a la propiedad (Property Damage Liability – PD); cubierta de daños personales (Personal Injury Protection – PIP).

Está la cobertura de colisión o choque (collision coverage) que es para cubrir los daños físicos del auto como resultado de un accidente con un objeto como un árbol u otro auto incluso si tú eres el responsable. La extendida (comprenhensive coverage) es para proteger por fuego, robo, vandalismo, inundaciones, el choque con animales como ciervos, disturbios en las calles, etc.

Está también la cobertura para motoristas no asegurados y/o no cobertura suficiente (Coverage for Uninsured Motorists – UM) que es cuando el que te choca no está asegurado.

La mayoría de los estados requiere como obligatorias alguna de estas coberturas, pero no todas. Ahora si estás financiando, la compañía que te presta el dinero te exigirá una cobertura total. Cierto que el diablo está en el detalle y la complejidad de estos contratos requiere de más atención y discusión.

Pero, mi gente, es preferible salir de compra en busca de una mejor oferta de la cobertura de seguros o cortar otros gastos menos importantes. Porque estar sin seguro de auto no es una opción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...